Siguenos en

Perú

Mujer que causó lesiones graves a conviviente 12 años a la cárcel.

Publicado

el

En junio de 2019 la ahora condenada mutiló parte de la nariz del agraviado.

 

Los magistrados del Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial Permanente de la Corte Superior de Justicia de Áncash (CSJAN), por unanimidad, condenaron a 12 años de pena privativa de la libertad efectiva a Doris Mashall Lázaro Sánchez como autora del delito Contra la Vida, el Cuerpo y la Salud, en la modalidad de Lesiones Graves por Violencia contra los Integrantes del Grupo Familiar, en agravio de Hennrry Edwin Rodríguez Trejo.

La ahora sentenciada también fue inhabilitada con la prohibición de aproximarse o comunicarse con el agraviado y los familiares directos de éste, por el plazo de seis años, computándose desde que la condena quede firme.

Además, por concepto de reparación civil deberá pagar la suma de 15 mil soles a la parte agraviada, en ejecución de sentencia.

En la ciudad de Huaraz, el 8 de junio de 2019, a las 4:00 p.m., Hennrry Edwin Rodríguez Trejo, se constituyó al centro de labores de Doris Mashall Lázaro Sánchez, en ese entonces su conviviente, para solicitarle la llave de la habitación que ambos compartían, donde permaneció hasta las 6:30 p.m., hora en que salió a efectuar unas cobranzas del negocio de su madre.

Posteriormente, Lázaro Sánchez, hizo una videollamada al agraviado, en la que le expresaba frases incómodas razón por la que éste cortó la comunicación, seguidamente le llamó Arturo Frank Aguilar Mauricio con quien se fue a beber cerveza a un local comercial, de donde, más tarde, se fueron a la casa de Brayan Melgarejo Mendoza, permaneciendo aproximadamente hasta las 10:15 p.m.

Ya en su cuarto Rodríguez Trejo, junto a su amigo Aguilar Mauricio, bebieron whisky con gaseosa; en todo momento el primero de ellos llamaba a su conviviente, pero ella no respondía el teléfono celular.

A las 4:30 a.m. del 9 de junio, Doris Mashall Lázaro Sánchez, efectuó una llamada a su pareja para que le abra la puerta de la casa. Ya dentro del inmueble el agraviado se percató que la mujer se encontraba en estado de ebriedad, reprochándole por su proceder, momento en que la ahora sentenciada le quiso agredir.

Cuando el agraviado nuevamente le recriminó, Lázaro Sánchez, hizo el ademán de calmarse y se acercó a su conviviente como para darle un beso, lo que fue aprovechado para morderle la nariz, propinándole a su vez un puñete en el ojo derecho.

Con el escándalo se despertó el amigo de la víctima, quien salió a buscar ayuda y retornó acompañado de agentes del Serenazgo de Huaraz quienes encontraron en el piso parte de la nariz del agraviado.

Sobre la sentenciada pesa la orden de ubicación, captura e internamiento en el Establecimiento Penitenciario de Huaraz.

Tendencia