Siguenos en

titulares

Presidenta de la Junta de Fiscales de Ancash deja a su suerte a fiscales anticorrupción Rojas y Espinoza.

Redacción Huaraz Noticias

Publicado

el

No solo se trasladaron en taxi al juzgado anticorrupción, sino que se tuvieron que trasladar a pie a la sede central del ente judicial con el expediente Morillo.

Un caso insólito se presentó en el equipo de fiscales de lucha contra la corrupción de funcionarios, de Áncash, cuando ayer, el fiscal del octavo despacho del sistema de lucha contra la corrupción de funcionarios Percy Rojas y su adjunta Liz Espinoza, no solo se trasladaron a las oficinas del sistema de lucha contra la corrupción de funcionarios en un taxi.

 

Trayendo consigo toda la acusación fiscal con las evidencias del expediente que acusa al gobernador regional de Ancash en prisión Juan Carlos Morillo Ulloa, ahora por el caso IOAAR del hospital de Huaraz Víctor Ramos Guardia donde lo vienen acusando por el delito de COLUSION AGRAVADA.

 

Sino que, lo más escandaloso es que ambos fiscales tuvieron que trasladarse a pie con todo el expediente de uno de los casos emblemáticos de lucha contra los corruptos a la sede central del Poder Judicial de Áncash donde se centralizó las oficinas del sistema anticorrupción a donde deberían de presentar el expediente en referencia.

 

Las únicas personas que garantizaron que no pase nada con el expediente fueron los integrantes de la prensa, quienes al cubrir información evitaron que pase algo contra los fiscales como los documentos.

 

Con este hecho quedó demostrado que a los máximos representantes del Ministerio Público de Ancash parece no interesarle el equipo logístico suficiente al octavo despacho, como una unidad móvil, conociendo que es uno de los pocos despachos que vienen dando resultados en temas de corrupción.

 

En comparación a otros despachos fiscales donde no hay productividad, pero sin apoyo logístico en demasía, sin resultados. La presidenta de la Junta de Fiscales de Ancash, Aura Rodríguez, cuando asumió el cargo se comprometió brindar todo el apoyo, pero a la fecha parece haberse olvidado, lo que es cuestionable como vergonzoso.

Tendencia