Siguenos en

titulares

Juan y Rafael adiós a las clases virtuales

Solo les queda trabajar en las calles de Huaraz, no tienen otra forma de ganarse la vida

Publicado

el

Solo les queda trabajar en las calles de Huaraz, no tienen otra forma de ganarse la vida.

 

Mientras muchos niños tienen la suerte que desde el 15 de marzo son parte de las clases virtuales emitidas por el ministerio de educación aparentemente quedaron atrás las famosas frases que vendía desde Lima todos a clases nadie se queda atrás, pero que nunca se hizo realidad, las que ahora se ven reflejadas en las calles de Huaraz.

 

Y estos son los casos de Juan y Rafael, dos niños y miles que existen en el país no tienen la suerte de estar en clases y ser parte de las famosas aulas virtuales porque no tienen ni que comer en clase por eso salen todos los días a trabajar en plena pandemia arriesgando su vida y salud por las calles de la ciudad.

 

Ambos niños de 6 y 8 años de edad cuentan que su madre que ayer se ganaba la vida lavando ropa hoy no puede hacerlo porque las personas a las que servía ya no quieren sus servicios, intentó vender pan en las calles de localidad y el primer día que lo hizo las autoridades municipales le intervinieron y desaparecieron con su canasta de panes para nunca más aparecer, lo perdieron todo.

 

El hambre, la falta de luz en su ramada como lo llaman estos pequeños ubicado en uno de los cerros de Huaraz, les obligó a salir a trabajar, primero vendiendo tunas de terceras personas para luego dedicarse a vender mascarillas, gracias a la ayuda de un vecino.

 

Dicen no tienen celular, porque mamá no puede pagarlo, además que no le matricularon a la escuela, hoy solo tienen que dedicarse a trabajar desde las 8 de la mañana hasta altas horas de la noche, para ellos la escuela se terminó hoy solo quieren que su madre tenga algo que comer en casa para no ser víctima de los malos.

 

Así como Juan y Rafael, miles de niños viven esta realidad que no está aún en el mapa de los que gobiernan el país de los que dirigen la educación inclusiva para algunos, pero indiferencia para estos niños.

Tendencia